IA. ¿Otro «Efecto 2000» o una nueva era positiva?; Cada cierto tiempo, el ser humano se empeña en crear una cortina de humo basada en el miedo y la adversidad, con la finalidad de encubrir, tapar y enterrar los reales temas de importancia. Estos temas de importancia prosiguen su andadura y, de forma subyacente, terminan por encontrarnos y hacer mella en nuestra realidad.

En este caso, se trata de 2024 la fecha elegida. Tras la superación de la pandemia y la demostración de nuestra enorme e infinita capacidad de resiliencia, los gobiernos, organizaciones y medios de comunicación masivos, se han encargado de crear un nuevo apocalipsis; la IA. A ello se suma otro factor determinante; las nuevas políticas que han de seguirse en un año electoral en varios de los países más influyentes. Pero… ¿Qué países influyentes tendrán elecciones en 2024?, ¿qué se nos está transmitiendo sobre la realidad de la IA?

Inteligencia Artificial. ¿Es 2024 otro “Efecto 2000”?

Inteligencia Artificial. ¿Es 2024 otro Efecto 2000?

1. Las elecciones en 2024. Nuevas leyes para nuevos escenarios

En 2024, cerca de la mitad de la población mundial vivirá en países donde se celebrarán elecciones. Muchas personas verán como los gobiernos pueden hacer cambios de relevancia que alteren planes y objetivos. Unos treinta países van a elegir a un nuevo presidente, y entre ellos, grandes potencias como son Estados Unidos, México, Venezuela y Rusia. Estos nuevos gobiernos serán los que tendrán que legislar sobre la IA.

Además, habrá elecciones en más de 70 países de todo el mundo, que están llamados a renovar sus instituciones y gobiernos y que aglutinan a la mitad de los habitantes del planeta. Un alto porcentaje son personas jóvenes. Para ellos, la educación y la formación de la que dispongan será fundamental y estarán expectantes ante los nuevos horizontes que se les plantee. Todos estos jóvenes necesitan más que nuca esperanzas de que podrán alcanzar un futuro mejor.

Casi la mitad de la población mundial (49 %, según los cálculos de la AFP) vive en países donde se celebrarán elecciones en 2024. Unos treinta países elegirán a su presidente. En América Latina celebrarán elecciones presidenciales los siguientes países, donde el porcentaje de personas jóvenes es enorme:

  1. El Salvador: Las elecciones generales están programadas para el 4 de febrero.
  2. México: Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo el 1 de julio.
  3. Uruguay: Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en octubre.
  4. Venezuela: Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en diciembre.
  5. Honduras: Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en noviembre.
  6. Nicaragua: Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en noviembre.

Estos comicios se llevarán a cabo en un contexto internacional perturbado por el conflicto entre Rusia y Ucrania, la guerra en la Franja de Gaza entre el movimiento palestino Hamás e Israel y la tensión en el mar Rojo.

En todos estos países que celebran elecciones, los electores se enfrentan al riesgo cada vez mayor de estar expuestos a la desinformación y las manipulaciones, que muchas veces se achacan a la inteligencia artificial (IA), según los observadores. ¿Cómo reaccionarán estos nuevos gobiernos a la hora de poner las bases legales para la aplicación de la IA?

2. Pero, ¿qué es La Inteligencia Artificial?

La inteligencia artificial (IA) se refiere a la capacidad de un ordenador o máquina para realizar tareas que normalmente requerirían inteligencia humana, como el aprendizaje, la resolución de problemas, la toma de decisiones y otras.

Hay diferentes enfoques diferentes para crear sistemas de IA, como el aprendizaje automático, en el que un sistema se entrena con un conjunto de datos y puede mejorar su rendimiento con el tiempo, y los sistemas basados en reglas, en los que el sistema sigue un conjunto de reglas predeterminadas para tomar decisiones.

Del mismo modo, la IA puede aplicarse a una amplia gama de áreas, como el procesamiento del lenguaje natural, el reconocimiento de imágenes y vídeos, la robótica, y para la Agencia Universitaria DQ y todo el Grupo Doctrina Qualitas, es de vital importancia su aplicación para el ámbito educativo.

El objetivo de la IA es mejorar nuestra capacidad de hacer las cosas, pero también existen diversas actividades que podrán ser ejecutadas igual de bien o incluso mejor que los humanos. La IA tiene potencial para revolucionar muchas industrias y transformar nuestra forma de vivir y trabajar, pero también plantea importantes cuestiones éticas y sociales. Es en estos escenarios, cuando puede sustituir nuestra participación en actividades que venimos desarrollando, cuando diversos grupos intelectuales, científicos y políticos se encargan de transmitir una visión casi apocalíptica en la que el final del ser humano tal se produce sin remedio.

3. ¿Producirá la IA un nuevo «Efecto 2000»?

Sobre la Inteligencia Artificial hemos escuchado muchas cosas, pero lo bueno es lo que aún nos queda por escuchar. No hay templanza en los extremos y, ese es el fundamento de los países que actualmente están controlando el mundo. ¿Alguno de vosotros recuerda el “Efecto 2000”?

El “efecto 2000” fue un problema informático que se produjo a finales del siglo XX, cuando los equipos informáticos fijarían el año 00 al cambiar de milenio, es decir, al llegar al año 2000. Lo que ocurrió fue que los equipos determinarían la fecha de 1900, en vez del año 2000. Este problema produciría el efecto de que el software fallara porque la fecha era errónea. Aunque parezca una tontería, este error provocaría fallos sistémicos en equipos primarios como eran servidores, centrales de electricidad, ordenadores, teléfonos, la bolsa de los países, hospitales, los cajeros, etc.

El supuesto “efecto 2000” tendría que haber supuesto un enorme problema para las entidades bancarias porque todo el sistema de cuentas o saldos bancarios de sus clientes cambiarían y el caos económico se apoderaría de la calle. Todos los sistemas estarían colapsados y se estaría tratando de algo parecido a lo que puede representar “El fin del mundo”. Surge en este momento una corriente de personas que argumenta públicamente el enorme error que ha venido siendo el dejar en manos de la tecnología el avance humano… tenían muchos adeptos. Este es el factor que nuevamente se repite ahora con la IA y que nos sirve para establecer un paralelismo.

Con la IA estamos viviendo algo parecido, desde el punto de vista de toda persona que no para de escuchar y leer que se va a quedar sin trabajo, que su médico, abogado, asesor o incluso psicólogo será la IA. También la IA será quien le diga donde, como y cuando morir. La IA te dirá que es lo que te gusta, lo que no te gusta y hasta la persona que será tu pareja perfecta y el perfecto nombre de tus hijos, o perros, o gatos, etc. Es decir, la IA se hará cargo de todos nosotros. Será nuestro padre, nuestra madre, el Estado, nuestra conciencia e incluso nuestro Dios.

Este panorama apocalíptico viene a reproducir nuevamente una supuesta dependencia excesiva de lo digital. Una determinación del hombre bajo el poder de la tecnología. La máquina nos hace preguntarnos si era Hobbes o Rousseau el que tenía razón…

Nuevamente, estamos viviendo la paranoia de los últimos años de la década de los 90, el “Efecto 2000”. En esta ocasión, con los tintes de la actualidad política, que entremezcla moral, con ética y con victimismo, haciéndonos olvidar que somos los que controlamos nuestro futuro y los que tenemos que decidir hasta donde queremos llegar. No es cierto que se haya superado ningún límite. Los humanos no tenemos límites, y, es algo que ya venimos demostrando desde que existimos.

4. La IA como un aliado para el desarrollo. La obligación de legislar de los nuevos gobiernos

La Inteligencia Artificial no deja de ser actualmente como un organismo digital al que le enseñamos y entrenamos. Al que mejoramos sus capacidades. Al que le abrimos nuestro conocimiento para que pueda “asimilar” (se entrecomilla por tratarse de un atributo humano) y al que le dotamos de acceso a cada vez más actividades. De todos modos, esta y siempre estará en un continuo testeo a través del cual podremos evaluar que dirección tomar en todo momento.

La propuesta de una guerra entre humanos y máquinas se antoja un planteamiento romántico muy trillado por la ciencia ficción en la literatura y el cine. En la fría realidad, los objetivos son los de disponer de la capacidad de poder realizar; operaciones más seguras y de forma más sostenible y generalizada. También poder crear con mayor facilidad medicamentos y vacunas. Desarrollar prótesis y exoesqueletos. Todo esto son ejemplo del área de la salud, pero también se pretende que la IA nos ayude a mejorar la alimentación en lo tocante a la producción de alimentos y a que estos sean más saludables. En el ámbito industrial, nos facilitará encontrar nuevos materiales, a desarrollar procesos más eficientes y seguros. En el día a día, será una herramienta que nos acompañará para que dispongamos en tiempo real de más información y mejorará nuestra forma de comunicarnos.

Pero, el hecho de que pueda realizar muchas acciones va a requerir que las personas nos adaptemos a la IA. No es algo a lo que temer ni es algo apocalíptico. Simplemente, es lo que viene siendo históricamente; el cambio a la “edad de hierro”, o la revolución industrial, o el desarrollo del mundo digital y la red. Ahora habrá una reconversión. Pero ¿acaso no en estos procesos cuando también se presenta la oportunidad de sacar a flote los talentos de las personas?, ¿no es ahora cuando veremos quién sabe sacar el mejor partido a esta herramienta y quién se queda atrás? Para nosotros es evidente que se producirá este salto y creemos que se producirá sin dramatismos y de forma progresiva. Lo que es evidente es que la formación será clave. Es aquí donde está el Grupo Doctrina Qualitas; en un escenario en el que vemos con naturalidad y alegría como el ser humano disfruta de un nuevo y determinante avance que nos ayudará a progresar. Una oportunidad para demostrar la valía y la inteligencia en todos los aspectos. Un nuevo panorama educativo con nuevas metodologías, para grupos más especializados, con novedosas teorías y nuevos descubrimientos y aplicaciones. Con un sinfín de patentes aún no imaginadas… un paraíso intelectual del conocimiento, del que las universidades e instituciones educativas hemos de ser protagonistas, junto contigo.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación de la Agencia Universitaria DQ “IA. ¿Otro “Efecto 2000” o una nueva era positiva?”, Comparte, Difunde, Conocimiento y Emprendimiento!