¿Qué es y Para Qué Sirve el Internet de las Cosas?; ¿Qué hace que una cosa forme parte del Internet de las Cosas? Cualquier dispositivo o gadget puede formar parte del IoT si tiene un interruptor de encendido y apagado y puede conectarse a Internet. La mayoría de los dispositivos del IoT tienen algún tipo de sensor que les permite controlar diversas condiciones. Los dispositivos del IoT también pueden «hablar» entre sí, del mismo modo que los ordenadores y los teléfonos inteligentes pueden enviar y recibir información sin interacción humana.

En esta publicación de la Agencia Universitaria veremos, ¿Qué es Internet de las cosas y para qué sirve?.

4,50 / 5
Qué es y Para Qué Sirve el Internet de las Cosas

¿Qué es el Internet de los Cosas (IoT)?

Hoy en día no sólo nuestros ordenadores, teléfonos y tabletas se conectan a la red. También se está conectando una red cada vez más amplia de objetos: cerraduras de puertas, frigoríficos, televisores, aparatos de fitness, etc. Son estas cosas las que conforman la Internet de las Cosas. ¿Cómo surgió el IoT y cómo funciona.

¿Qué es Internet de las cosas y para qué sirve?; es la red masiva que conecta dispositivos, personas e incluso animales a través de la nube mediante la que podemos interactuar.

Hoy en día, las empresas se apresuran a añadir sensores y conectividad a Internet a todo tipo de artículos domésticos (desde tostadoras hasta soportes de papel higiénico o botellas de vino), por lo que probablemente los vea cada vez más durante su visita habitual a los grandes almacenes o por Internet.

Fuera del hogar, la avanzada tecnología de IoT tiene amplias aplicaciones comerciales e industriales, en las que nos adentramos más adelante. En primer lugar, para saber qué es el Internet de las Cosas requiere un poco de historia.

¿Cuál es el origen de la internet de las cosas?

La historia de la Internet de las Cosas comenzó en 1982 con el primer dispositivo conectado: una máquina expendedora. Esta máquina inteligente utilizaba sus capacidades para controlar e informar sobre su inventario (los inventores podían conectarse a Internet para comprobar a distancia si su refresco favorito estaba en stock e incluso si estaría frío). Aunque la máquina expendedora inteligente no se puso realmente de moda, sí predijo el uso a gran escala del IoT industrial, en el que las fábricas utilizan sensores del IoT para supervisar todos los aspectos de su cadena de suministro y sus procesos de entrega.

Mientras tanto, el nombre real de «Internet de las Cosas» no fue acuñado hasta 1999 por el pionero de la tecnología Kevin Ashton.

Otros avances tecnológicos nos han impulsado hacia el mundo del IoT que ahora conocemos.

La RFID (identificación por radiofrecuencia) es un sistema de etiquetado que permite rastrear y clasificar artículos o dispositivos. Tradicionalmente se utilizaba en el sector de la logística (a través de chips) para hacer cosas como el seguimiento de los contenedores mientras se envían por todo el mundo o el control de las piezas mientras se mueven por una línea de producción. El seguimiento y la supervisión a gran escala de dispositivos, piezas o cosas ayudaron a sentar las bases de la Internet de las Cosas. De hecho, Ashton estaba trabajando en RFID cuando acuñó el término IoT.

Basándose en la RFID y combinándola con la capacidad de Internet, la tecnología máquina a máquina (M2M) permite que las máquinas se conecten, se comuniquen entre sí a través de una red y tomen decisiones sin interacción humana.

Otras tecnologías inalámbricas, junto con la proliferación de Internet de alta velocidad y el abaratamiento de los costes de fabricación, prepararon el terreno para el IoT.

En 2008, el Internet de las Cosas había avanzado mucho más. En ese momento, Cisco informó de que había más objetos que utilizaban Internet que personas.

Puede que haya empezado poco a poco, pero la tecnología de la IoT promete ahora revolucionar la sociedad de innumerables maneras, muchas de las cuales seguramente ni siquiera podemos imaginar todavía.

¿Cómo funcionan los dispositivos IoT?

Ahora que sabemos q ué es y para qué sirve el internet de las cosas, recuerde que la IoT consiste en dispositivos ordinarios que pueden conectarse a Internet y comunicarse entre sí a través de la nube. Por lo general, eso significa añadir sensores especiales a artículos ordinarios como lavadoras, sistemas de calefacción, frigoríficos, relojes o casi cualquier otra cosa.

Algunos dispositivos utilizan estos sensores para recoger información y comunicarla. El primer dispositivo IoT mencionado anteriormente, una máquina expendedora, utilizaba sensores para controlar su inventario y poner esa información a disposición del propietario.

Otros dispositivos pueden recibir información y luego realizar una acción. Por ejemplo, las cerraduras inteligentes de las puertas reciben una señal de que quieres que se abran y luego lo hacen.

Los dispositivos IoT más sofisticados -y, en general, más útiles- pueden hacer ambas cosas. En el caso del IoT industrial, podría tratarse de una fábrica que controla los componentes de la maquinaria en busca de posibles fallos y da la alarma cuando se detecta un problema. En el caso del IoT doméstico, podría tratarse de un termostato inteligente que recoge información sobre las preferencias y hábitos de temperatura del usuario y actúa en consecuencia para calentar o enfriar la casa a la temperatura deseada en función de la hora del día.

En general, la tecnología inteligente ayuda a que las cosas funcionen mejor, de forma más eficiente y sincronizada.

La mayoría de los aparatos de IoT para el hogar utilizan el router para conectarse a una casa inteligente más grande, lo que le permite utilizar comandos activados por voz o su teléfono inteligente para controlar muchas funciones de su hogar para ahorrar tiempo, energía o ambos.

Desde el punto de vista comercial, el internet de las cosas sirve a las empresas a controlar y gestionar sus fábricas, cadenas de suministro, etc. También se pueden añadir sensores a una parte determinada de alguna maquinaria a gran escala, como la perforadora de una plataforma petrolífera, lo que puede ayudar a mejorar la producción y la seguridad.

¿Cómo se conectan los dispositivos IoT?

Una vez aclarado qué es y para qué sirve el internet de las cosas es esencial saber vincularlo. El IoT permite que los dispositivos habilitados para la web se conecten entre sí y actúen sobre los datos que se envían entre ellos. Los dispositivos utilizan la nube para comunicarse, conectándose a través de Internet mediante Wi-Fi, una conexión celular (3G o 4G) o Bluetooth.

Ahora en 2022 el 5G engendrará posibilidades aún más futuristas, como coches sin conductor, ciudades totalmente interconectadas, cirugías a distancia y más avances que actualmente suenan a película de ciencia ficción.

¿Qué aspecto tiene la IoT? Se puede imaginar una casa inteligente como una araña. El cuerpo es el router y cada pata representa un dispositivo conectado. La araña utiliza su telaraña para conectarse con otras arañas, comunicarse y trabajar juntas. Con la rápida proliferación del internet de las cosas, pronto tendremos un mundo espeluznante cubierto de miles de conexiones.

¿Cuál es el futuro del Internet de las cosas?

Microsoft afirma que el hogar típico tendrá unos 400 dispositivos conectados a Internet en 2023. Pero eso es sólo en un hogar. En todo el mundo, las estimaciones anteriores citaban una cifra de 40.500 millones de dispositivos para 2022. Un análisis aún más de 2021 en plena pandemia sugiere que el número de sensores y dispositivos IoT superará los 60.000 millones en 2023. Si comparamos esta cifra con la población mundial proyectada de 9.000 millones de habitantes, nos damos cuenta de lo enorme que es el futuro del Internet de las cosas y su vasto alcance en todos los sectores.

De hecho, el tamaño de la plataforma IoT es difícil de calcular con precisión, porque crece cada día. Pronto será difícil comprar productos que no sean inteligentes. Con las nuevas empresas que se forman e inventan productos IoT cada día (y las personas que los compran y los conectan a diario), parece que no hay límite para el crecimiento de IoT y para lo que podría ocurrir con IoT en las próximas décadas.

¿Qué es IoT ejemplos?

Como ya hemos dicho qué es y para qué sirve el internet de las cosas, veremos ejemplo de IoT.

¿Cuántos dispositivos inteligentes tienes? Si eres como la mayoría de nosotros hoy en día, probablemente tengas unos cuantos.

Es probable que al menos tengas un ordenador, un teléfono y quizá una tablet o más.

¿Y qué hay de los electrodomésticos? Puede que tengas una televisión inteligente, un sistema de altavoces, una cafetera o un sistema de cerraduras. ¿Y qué hay de un sistema doméstico inteligente que lo reúna todo? Los dispositivos Amazon Echo y Google Home ayudan a conectar todos tus dispositivos domésticos inteligentes.

¿O tal vez tenga alguna tecnología IoT para llevar puesta? Desde relojes inteligentes hasta auriculares Bluetooth o zapatos inteligentes, hay muchos dispositivos IoT que puedes llevar directamente en tu cuerpo. Pronto, el IoT podría incluso entrar en el cuerpo humano, con dispositivos médicos inteligentes como los marcapasos.

Dependiendo de dónde trabaje, también puede interactuar con productos y/o servicios de IoT en su lugar de trabajo. Por ejemplo, su oficina trabajando como recepcionista de hotel puede utilizar un sistema de seguridad comercial, balizas de IoT para controlar la entrada y salida de los empleados y clientes, u otras aplicaciones de la tecnología inteligente.

Hoy en día, todo el mundo quiere saber ¿Qué es y para qué sirve el internet de las cosas?, porque nos rodea, y no hará más que ganar protagonismo a medida que la tecnología siga avanzando.

¿Cuáles son las ventajas del IoT?

¿Por qué necesitamos el Internet de las Cosas? Bueno, aparte del factor «cool» de tener dispositivos inteligentes y brillantes, el Internet de las Cosas aporta una serie de beneficios tanto en el hogar como en el ámbito comercial.

En primer lugar, tener sensores inteligentes en tus dispositivos puede mejorar la comodidad y la eficiencia. Por ejemplo, las luces inteligentes o un termostato inteligente pueden apagarse automáticamente cuando no estás en casa para reducir el consumo y, por tanto, los costes. Cuando tengas todos tus dispositivos conectados en una casa inteligente, recopilarás datos sobre tus hábitos y tu uso. A veces, incluso el simple hecho de ver las estadísticas sobre tu consumo puede ser revelador y arrojar luz sobre los cambios que puedes hacer para ahorrar tiempo y/o dinero.

Además, el IoT puede tener aplicaciones de seguridad. Las cerraduras de puertas inteligentes, las alarmas y los circuitos cerrados de televisión pueden hacer que nuestros hogares sean mucho más seguros, mientras que los sistemas de seguridad comercial pueden reforzar la seguridad en el lugar de trabajo.

De cara al futuro, pronto veremos una aplicación a mayor escala de la tecnología IoT con las ciudades inteligentes. Como ya se ha mencionado, la tecnología 5G dará un salto de calidad, sobre todo gracias a su enorme aumento de velocidad y a la mejora de la conectividad.

Sólo hay que imaginar algunas de las posibilidades de para qué sirve el internet de las cosas: ¿qué pasaría si las luces de las calles tuvieran sensores que pudieran interpretar las condiciones meteorológicas y ajustarse en consecuencia? ¿O si las señales de límite de velocidad se ajustaran automáticamente a las condiciones del tráfico y a los accidentes? ¿O contenedores de basura con sensores que activen servicios de gestión de residuos más rápidos y eficientes? El transporte público, los aparcamientos y muchos otros servicios de la ciudad podrían experimentar una enorme transformación gracias a la unión de IoT y 5G.

El IoT también podría ser enormemente beneficioso para controlar y reaccionar ante las condiciones ambientales. Podríamos mejorar enormemente cosas como la detección de incendios forestales, el cultivo de cosechas (monitorizando las condiciones del suelo para controlar el sabor de las uvas y, por tanto, del vino, por ejemplo) y el control de las emisiones para ayudar a la contaminación del aire.

Las posibilidades son infinitas. Y definitivamente aún no tenemos la imagen completa de cómo el IoT revolucionará las formas en que vivimos y trabajamos.

¿Cuáles son los riesgos del IoT?

Aunque los dispositivos IoT pueden enriquecer tu vida y pensar que todo son ventajas, también pueden amenazarla en otros.

A la hora de evaluar tu ciberseguridad, solo estás tan seguro como tu eslabón más débil. Probablemente tengas un software antivirus en tu ordenador y en tu iPhone (o Android), pero ¿qué pasa con tu nevera inteligente? Solo hace falta un dispositivo IoT inseguro para que los hackers tengan acceso a toda su red. Los dispositivos inteligentes también pueden ser reclutados por los hackers como parte de un ejército de spyware y utilizados en un ataque DDoS.

Por desgracia, cualquier dispositivo que pueda conectarse a Internet esta literalmente en la nube y puede verse comprometido por el malware.

Los ordenadores, los teléfonos y las tabletas no sólo son más seguros que otros dispositivos, ya que probablemente utilices un antivirus, sino que también reciben actualizaciones periódicas. Estas actualizaciones suelen parchear agujeros de seguridad y solucionar otros problemas. Cuando se trata de gadgets del IoT, las empresas no siempre se comprometen a realizar un seguimiento de las actualizaciones.

Piénsalo: no es raro tener muchos artículos domésticos (como frigoríficos, tostadoras, lavavajillas, etc.) durante cinco o diez años. Pero, ¿realmente puede contar con que una empresa mantenga las actualizaciones de esa tostadora durante toda una década? ¿Y si se ocupan de otros productos? ¿Y si quiebran? Hoy en día, cuando las empresas se apresuran a sacar al mercado la próxima gran cosa, es posible que dejen de lado la seguridad, por lo que es importante que usted haga su propia diligencia para proteger sus dispositivos.

Por desgracia, cuantos más dispositivos utilizamos, más riesgos introducimos.

El IoT también presenta una situación turbia en cuanto a la privacidad y la filtración de datos del usuario. Piensa en la cantidad de datos que un hogar inteligente totalmente equipado recopila sobre ti:

  • Cerraduras de puertas inteligentes: a qué hora suele estar en casa; quién viene a su casa a qué horas; cuánto tiempo se quedan.

  • Frigorífico inteligente: lo que suele comer; cuándo suele comer; qué podría faltar en su dieta

  • Altavoces inteligentes: el tiempo que hace en tu zona, los temas que te interesan buscar, la música que escuchas y las conversaciones que mantienes con el altavoz y que pueden quedar grabadas accidentalmente.

  • Rastreadores de fitness: recomendado por los coach deportivos para saber qué actividades realizas; cómo de saludable eres; cuáles son tus objetivos de fitness; dónde y cuándo haces ejercicio; cuándo te acuestas y cuánto duermes.

Cuando sabes qué es y para qué sirve el internet de las cosas, comprendes el alcance que tiene y podrás ver el cuadro completo que tus dispositivos IoT serán capaces de pintar de tus hábitos. Ahora considere si los proveedores de estos dispositivos tienen una política de privacidad o si se les permite vender sus datos personales a terceros (definitivamente querrá elegir marcas que no lo hagan). No querrás sentir que tus aparatos inteligentes te espían en tu propia casa.

Por otro lado, el IoT también presenta nuevos retos de seguridad y privacidad para las empresas. Cuanto más utiliza una empresa la tecnología IoT, más superficies de ataque existen para que los ciberdelincuentes se aprovechen de ellas. Por ello, las empresas deben ser especialmente cuidadosas a la hora de asegurar todo su negocio y protegerse contra el sabotaje, la exposición de datos sensibles y otras amenazas.

Vídeo: Qué es el internet de las cosas | ¿Qué es y para qué sirve el internet de las cosas? | Agencia Universitaria DQ

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación de la Agencia Universitaria DQ «¿Qué es y Para Qué Sirve el Internet de las Cosas?«, Dale al Like, Difunde Conocimiento y Emprendimiento!

Agencia Universitaria » Publicaciones » Tecnología » ¿Qué es y Para Qué Sirve el Internet de las Cosas? | Agencia Universitaria