Internet desde el Espacio para Todos Spacex; Hay millones de personas que no tienen un acceso fiable a Internet. Estas personas desconectadas no sólo están en lugares lejanos como la América rural o Nueva Zelanda o el África subsahariana. Hay muchas personas que viven en centros urbanos densos con acceso limitado a una banda ancha asequible. La pandemia de Covid-19 ha dado una nueva urgencia al reto de conseguir que todo el mundo se conecte a internet, y aunque empresas como Google y Facebook han presentado ideas muy lejanas para resolver el problema, la tecnología de Internet más prometedora es también una que ya ha sido probada: la banda ancha por satélite.

Elon Musk compartió los últimos detalles sobre su plan de construir un servicio de banda ancha por satélite llamado Starlink. En una conferencia sobre satélites celebrada en Washington DC, Musk describió cómo una constelación de satélites Starlink “parpadeará” cuando entren en la órbita terrestre.

Internet desde el Espacio para Todos Spacex

Internet desde el Espacio para TodosElon Musk dice que la ambiciosa configuración del satélite de internet Starlink de SpaceX ha dado grandes pasos para proporcionar una buena internet a lugares que antes eran de baja prioridad. El plan Starlink de Musk contempla la puesta en órbita de 40.000 satélites para cubrir todo el mundo en la cobertura de Internet, superando con creces cualquier servicio de Internet por satélite existente.

Sin embargo, a corto plazo, Musk ha dicho que su objetivo para Starlink es llegar a comunidades que hasta ahora casi no han tenido opciones de Internet. Para estas comunidades, la fase de pruebas de la “beta privada” debería comenzar en unos pocos meses y la beta pública en seis meses.

Combinado con mejoras en la tecnología existente como DSL, cable y fibra – sin mencionar las redes celulares 4G y 5G – la banda ancha satelital futurista está en condiciones de cerrar la brecha digital en los EE.UU. y en otros lugares. Y debido a que la pandemia ha provocado una demanda explosiva de una mejor y más amplia conectividad a Internet, el rápido progreso parece más inevitable que nunca y la tendencia a la digitalización global es imparable.

Los nuevos satélites de Musk entraron en línea a principios de septiembre de 2019, dando a los probadores beta velocidades de descarga que rivalizan con las de la banda ancha terrestre. El plan de internet desde el espacio para todos SpaceX ha puesto en órbita 700 satélites Starlink en los últimos 16 meses y tiene planes de entregar hasta 30.000 más en los próximos años. Más satélites significan más ancho de banda y velocidades más rápidas, y eventualmente, dice SpaceX, sus constelaciones de satélites en órbita terrestre podrían entregar internet de alta velocidad a todos los lugares del mundo. Amazon, Facebook y varias empresas de nueva creación han hecho promesas similares en los últimos años.

El concepto de servicio de internet basado en satélites con el objetivo de brindar servicio de internet en cualquier lugar del mundo, tiene en realidad décadas de antigüedad. Sin embargo, la innovadora tecnología de los satélites de órbita terrestre que están desarrollando SpaceX podría ser esencial para todo y a la vez transformadora, desde la gestión sanitaria hasta el aprendizaje a distancia en lugares que aún no están conectados.

La banda ancha por satélite es un negocio millonario en el que el primero que consiga ofrecer internet desde el espacio para todos generará unos ingresos históricos y spacex parece que va a ganar esta carrera. Uno podría imaginarse a Amazon usando la banda ancha satelital para impulsar su negocio de Servicios Web de Amazon (AWS), o a Facebook usándola para asegurarse de que más gente se suba a su plataforma. Y si Musk se sale con la suya, sus constelaciones Starlink generarán miles de millones de dólares en ganancias para financiar su misión de colonizar Marte.

Todo esto suena futurista, pero la banda ancha por satélite ya es algo muy real. De hecho, si alguna vez te has conectado a wifi en un avión o en un crucero, probablemente lo hayas usado. La idea básica es que las estaciones terrestres conectadas a Internet, conocidas como gateways, pueden enviar datos a un satélite que luego transmite esos datos a las antenas en algún otro lugar en el suelo – o en un barco o un avión.

El problema con esta hazaña tecnológica es que todo es muy caro. Puede costar cientos de millones de dólares lanzar satélites al espacio, y sin tener en cuenta lo que se necesita para superar los obstáculos reglamentarios.

Esto podría sonar como una prueba de que la banda ancha por satélite está finalmente en camino de resolver la brecha digital, pero la situación sigue siendo tenue. Cuando SpaceX comenzó a encender sus satélites Starlink, Amazon recibió en julio la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para lanzar mas de 3.000 satélites de órbita terrestre para una constelación propia llamada Proyecto Kuiper. Mientras tanto, los líderes de la industria de la banda ancha por satélite como Viasat no parecen poder lanzar nuevos satélites al cielo con la suficiente rapidez para mantener el ritmo de la demanda.

En cierto modo, el sueño de conectar a todos en la Tierra nunca ha estado más cerca. En otras formas, es difícil decir si las últimas ideas innovadoras sufrirán los mismos escollos que las de años anteriores.

La banda ancha por satélite, explicada brevemente

La banda ancha por satélite es exactamente lo que parece: acceso a Internet de banda ancha vía satélite. La idea básica no ha cambiado mucho desde el apogeo de la televisión por satélite a finales de los 90, cuando las empresas transmitían la conexión a Internet a la misma antena que recibía la señal de HBO a una velocidad mayor que la de la conexión telefónica, pero aún así más lenta que la banda ancha actual y ya causando una fuerte evolución del marketing digital.

En 2020, hay dos formas principales en que las compañías entregan la banda ancha satelital. La diferencia clave entre ellas es la altura de la órbita de los satélites. Los satélites geosincrónicos, que orbitan a unos 22.000 kilómetros por encima de un lugar fijo en la superficie de la Tierra, es una tecnología más antigua que empresas como Viasat utilizan para las conexiones de banda ancha. Probablemente han usado esta tecnología para el wifi de los aviones.

Luego están las constelaciones de órbitas terrestres , que están formadas por cientos, si no miles, de satélites más pequeños que orbitan entre 300 y 1.200 millas sobre la Tierra. Este es el enfoque que está recibiendo todo el zumbido últimamente, y el que SpaceX y Amazon desarrollando fuertemente para conseguir el internet desde el espacio para todos.

Los satélites geosincrónicos son la tecnología más madura y probada. Viasat y una compañía llamada Hughes, que es la antigua empresa matriz de DirecTV, han existido durante décadas. (DirecTV en realidad utilizó sus antenas parabólicas y su infraestructura para ofrecer un servicio de Internet por satélite llamado DirecPC a finales de los 90.)

Viasat y Hughes son también las dos compañías que probablemente ofrecen banda ancha satelital en partes remotas de los Estados Unidos en este momento. Si vives en la zona salvaje de New Hampshire, donde no hay opciones de banda ancha terrestre, puedes conseguir una versión de DSL, que funciona con las líneas telefónicas de cobre existentes, que es esencialmente tan lenta como la conexión telefónica. O bien, puedes inscribirte en la banda ancha satelital geosincrónica a través de Viasat o Hughes y obtener velocidades comparables a la banda ancha básica: unos 25 megabits por segundo. Los planes empiezan en 40 a 50 dólares al mes y se vuelven más caros si quieres más ancho de banda. Este problema también lo tenemos en muchos pueblos rurales de España y en muchos otros países.

Aunque son confiables, estos sistemas de satélites geosincrónicos tienen algunos problemas. El principal es la latencia. Los satélites están a miles de kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, por lo que toma tiempo para que los datos viajen, y eso puede significar un ligero retraso entre el envío y la recepción. Esto no es un problema si sólo estás navegando por la web. Es un problema significativo si estás tratando de transmitir videojuegos o hacer videollamadas, algo que todos estamos haciendo más que nunca antes. Piensa en los periodistas, emitiendo las noticias de televisión a distancia que tienen que esperar medio tiempo entre el momento en que el presentador en el estudio hace la pregunta y cuando la escuchan en su auricular, ya que la señal viaja hasta un satélite de comunicaciones y luego vuelve a la superficie.

Las constelaciones de órbita terrestre, como las que están construyendo SpaceX y Amazon, prometen resolver el problema de la latencia. Debido a que los satélites están más cerca de la tierra, los datos no tienen que viajar tan lejos. Musk dice que esto significa que los satélites Starlink de SpaceX, que orbitarán a unos 340 kilómetros sobre la superficie, ofrecerán una baja latencia, reduciendo así el riesgo de retardo.

Aún así, hay otras preguntas sin respuesta sobre lo rápidas y fiables que serán las nuevas constelaciones de órbita terrestre diseñadas. A diferencia de los satélites geosincrónicos, que están fijados sobre un punto, los satélites de órbita terrestre giran alrededor del planeta cada 90 a 120 minutos. Están diseñados para permanecer conectados a la estación terrestre y al usuario final manteniéndose conectados entre sí, pero si esta cadena se rompe, se interrumpiría la conexión. Estas constelaciones también están compuestas por miles de satélites relativamente pequeños – los satélites Starlink pesan menos de 600 kilos – lo que significa que requieren múltiples lanzamientos, que son costosos.

Una nueva tecnología como la 5G podría ostensiblemente llevar velocidades celulares más rápidas a áreas remotas, pero de nuevo, construir esa infraestructura lleva tiempo y dinero. La banda ancha satelital, mientras tanto, puede transportar un acceso a Internet rápido, confiable y potencialmente asequible a casi cualquier lugar de la Tierra. Esto también requiere tiempo y dinero, pero lo que estamos viendo en 2020 es que la pandemia está atrayendo todo tipo de inversiones en la tecnología con el objetivo de conseguir internet desde el espacio para todos, lo que significa que se están lanzando más satélites.

Tanto los sistemas de banda ancha de los satélites geosincrónicos como los de órbita terrestre baja tienen ventajas y desventajas. El primero ya es viable, aunque no es perfecto. El segundo es prometedor, aunque no se ha cumplido. Pero para alcanzar el objetivo de conectar a más gente, todo se reducirá a dinero.

La lenta marcha del progreso de conseguir un internet universal

El futuro de la banda ancha basada en satélites depende en gran medida de quién pueda obtener la mayor cantidad de ancho de banda en el espacio por la menor cantidad de dinero. Cada satélite individual, por diseño, puede ofrecer una cantidad limitada de ancho de banda, por lo que las empresas están fabricando muchos satélites para lanzarlos a la vez – como lo está haciendo SpaceX – o están invirtiendo en mejoras tecnológicas y lanzando nuevos satélites cada pocos años. Esta es la estrategia de Viasat, y la compañía planea lanzar un nuevo satélite llamado Viasat 3 el próximo año que se espera mejore enormemente su red. Este satélite y otros como él pesan toneladas, por lo que estos lanzamientos son costosos.

Uno podría ver el atractivo de lanzar muchos satélites más pequeños con el tiempo, especialmente si eres una compañía como SpaceX y tienes tus propios cohetes. Amazon y su Proyecto Kuiper, de manera similar, tienen el beneficio de ser propiedad de Jeff Bezos, quien también es dueño del fabricante de cohetes Blue Origin. Sin embargo, no está claro cómo Blue Origin podría ser un factor en el Proyecto Kuiper. De hecho, Amazon ha revelado muy poco sobre el proyecto, aparte de que planea ofrecer un servicio de Internet asequible de alta velocidad y baja latencia a través de satélites de órbita terrestre.

Todavía hay demasiados lugares donde el acceso a la banda ancha no es fiable o donde no existe en absoluto“, dijo el vicepresidente senior de Amazon, Dave Limp, en una declaración tras la aprobación por parte de la FCC del primer lanzamiento del Proyecto Kuiper. “Nuestra inversión de 10.000 millones de dólares creará empleos e infraestructura en todo Estados Unidos que nos ayudará a cerrar esta brecha”.

La venta de banda ancha satelital asequible a clientes individuales en zonas rurales no generará suficientes ingresos para enviar los satélites necesarios al espacio. Una vez más, cada lanzamiento cuesta cientos de millones de dólares, y la venta del servicio por 40 euros al mes a los hogares individuales no puede cubrir los costos de puesta en marcha. Y aún así, no todos los que necesitan acceso a Internet pueden permitirse eso. Este desafío económico es parte de la razón por la que el sueño de ofrecer internet por satélite a cualquier persona en la Tierra – o cualquier otro tipo de internet fiable y de alta velocidad – ha sido tan difícil de alcanzar.

También es la razón por la que las empresas que han tenido éxito en la construcción de redes de banda ancha por satélite han abordado el desafío desde diferentes ángulos. Viasat, por ejemplo, pasó años construyendo un negocio empresarial, vendiendo ancho de banda a los militares y a los gobiernos, sin mencionar la ayuda para obtener wifi en los aviones. Ahora, la empresa dice que la demanda del mercado de consumo ha ido en aumento y simplemente ha explotado desde el golpe de la pandemia. Y esa demanda no proviene necesariamente de las zonas más remotas.

internet desde el espacio para todos spacex starlink

Una vez más, en ausencia de financiación del gobierno, empresas como SpaceX y Amazon están en una posición única para tomar el liderazgo en la industria de la banda ancha por satélite porque la construcción de tal infraestructura será útil por otras razones. SpaceX está en una posición de liderazgo para llevar sus satélites a la órbita terrestr. El beneficio de que la Amazonia posea su propia red de banda ancha por satélite también parece evidente. Cuando se ponga en línea, el Proyecto Kuiper podría ser una ayuda inmediata para el negocio de AWS de la compañía.

“Amazon va a ser esencialmente, su propio cliente más grande para realmente preparar la bomba para el flujo de ingresos”.

En la búsqueda de un internet desde el espacio para todos Alphabet continúa persiguiendo un proyecto llamado Loon, que comenzó como un experimento de Google hace unos 10 años. Loon implica el uso de globos de gran altitud que transportan el acceso a Internet a las zonas rurales. Tras su despliegue en Puerto Rico después del huracán María, una flota de globos Loon comenzó a prestar servicio a millones de personas en Kenya en julio, lo que supuso la primera aplicación comercial de la tecnología.

Mientras tanto, Facebook ha tenido sus propios planes descabellados. Su iniciativa denominada Internet.org, que tiene por objeto conectar todo el planeta, sufrió un gran revés en 2016 cuando un cohete SpaceX que transportaba un satélite diseñado para proporcionar acceso a Internet al África subsahariana explotó en la plataforma de lanzamiento (1). También hubo el Proyecto Aquila, que consistía en enviar aviones teledirigidos de energía solar a 60.000 pies de altura a la atmósfera para conectar las zonas rurales. La empresa abandonó el proyecto en 2018.

Las grandes empresas de Internet como Facebook y Google también se han enfrentado a una reacción violenta por sus elevados proyectos de conectividad. Mientras que proyectos como Loon e Internet.org se consideran iniciativas caritativas para servir al bien público, los críticos dicen que violan los principios de la neutralidad de la red y sirven al interés de las empresas más que al del público. Después de todo, un servicio de Internet gratuito o de bajo costo de Facebook o Google podría simplemente dirigir a miles de millones de personas a los productos y servicios de Facebook y Google, balcanizando la Internet tal como la conocemos.

Con todos estos esfuerzos por conseguir el internet desde el espacio para todos, es probable que haya más fracasos, y posiblemente más reacciones, en el futuro. El objetivo de Elon Musk de ofrecer banda ancha de alta velocidad a todos los habitantes de la Tierra es muy elevado. Sabemos que tal cosa es técnicamente posible. Es caro, y mucha gente inteligente está averiguando cómo pagarlo, mientras que otra tecnología prometedora, como la 5G, continúa desplegándose. Pero si algo puede motivar tan tremenda interrupción en el negocio de los servicios de Internet, la pandemia debería hacerlo. Nunca antes habíamos dependido tanto de la conectividad. ¿Podríamos tener que dejar el planeta Tierra para conseguirla?.

Si te ha gustado la publicación de la Agencia Universitaria DQ “Internet desde el Espacio para Todos Spacex“, Dale al Like y Difunde Conocimiento y Emprendimiento!