Descripción del proyecto

Lista de Espera en la Universidad, Posibilidades Temporales; Por fin terminas tus solicitudes de ingreso en la universidad, tus padres dejan de darte la lata y ahora esperas. Si te admiten, estás extasiado. Si te niegan la admisión, puedes seguir adelante, pero estar en la lista de espera es un poco como estar atrapado en tierra de nadie dentro de las admisiones universitarias.

Estar en la lista de espera de la universidad no es una señal para sentarse y esperar a que se desarrolle tu destino. No debe ser una actividad pasiva, hay que actuar y barajar opciones y posibilidades.

Pero, antes de sugerirte las medidas que debes tomar, definamos primero una lista de espera.

El término en sí mismo es un poco equívoco dependiendo de la universidad, ya que, en realidad en muchas ocasiones, no es una lista real. Es más bien una “reserva” de espera. En ocasiones el grupo de estudiantes en lista de espera nunca tiene prioridad ni está ordenado, por lo que las universidades pueden sacarte de este grupo según sus necesidades.

Para comprobar esa lista de espera debes ir consultando una a una cada página web de la Universidad y facultad, para así saber si ya estás en la lista de espera oficialmente por decirlo de alguna forma, o si, por ejemplo, debes confirmar tu interés en estar en una lista de espera en concreto. Esto es importante, porque si se trata el segundo caso y te pasas de plazo, perderás toda opción de entrar en la universidad.

Por lo demás, la lista de espera está ordenada por nota media, por tanto, tu puesto dependerá de dicho dato. Puedes ir consultando los cambios en la lista a través de la página web de la universidad. Poco a poco, con suerte, la lista irá corriendo y tú podrás pasar a estudiar la carrera que preferías en primer lugar.

Lista de Espera en la Universidad

Lo que NO DEBE hacer si está en lista de espera

1. NO crees un espectáculo
Crear un espectáculo de que te tienen retenido en lista de espera, no es una conducta positiva y podría afectar a tus posibilidades de ser retirado de la lista de espera.

2. NO montes una carpa fuera de la oficina de admisión e indiques que te vas a quedar hasta que te acepten… de nuevo, esto es un espectáculo.
No ayudará a tu causa, así que no lo hagas (no funciona, estas cosas ya se han hecho).

Al igual que con el primer punto, tu mejor opción es ser educado y cortés, no confrontar.

Lo que DEBE hacer si está en lista de espera

Vamos a barajar posibilidades positivas mientras te encuentras en lista de espera de la universidad.

1. Deja que se asiente

Evalúa cuánto quieres asistir a esta institución y decide si quieres permanecer en la lista de espera o no.

2. Haz saber tu elección

Si decides que tienes otras opciones que te harían feliz y realmente no te interesa seguir en la lista de espera, ponte en contacto con esa escuela e indícales que ya no quieres que te tengan en cuenta para una plaza en la lista de espera. Para ser justos, libera esa plaza para otra persona.

Te gustaría que alguien hiciera lo mismo por ti.

Si decides que quieres seguir en la lista de espera, indícaselo también a la universidad. Puede que te pidan que lo indiques mediante un procedimiento formal.

Como dato anecdótico, los estudiantes en lista de espera que no hacen más que marcar una casilla interesante tienen muy pocas probabilidades de conseguir una plaza en la siguiente clase. Si una universidad va a ofrecerte una plaza, querrá saber que existe una alta probabilidad de que la aceptes. Hay formas buenas de indicar este interés y formas menos deseables de hacerlo.

3. Escribe una carta

¿Quieres mostrar tu interés por la universidad y tu intención de matricularte si te dan la oportunidad? Escribe una carta genuina en la que expreses tu sincero interés por asistir a su universidad y diles por qué.

4. Diles por qué deberían aceptarte

En tu carta, ponles al día de todo lo que ha ocurrido desde que presentaste tu solicitud. ¿Has ganado algún premio? ¿Has realizado algún proyecto importante? ¿Tienes un informe actualizado? Dales más argumentos para que sepan por qué deberían aceptarte.

5. Envíala a la persona adecuada

Si quieres dirigir tu carta a una persona concreta, puedes encontrar el nombre del representante de admisiones que lee las solicitudes de tu región geográfica. Esta información suele estar disponible en el sitio web de la escuela. Dirigir la carta al Director de Admisiones o al Decano también está bien.

6. Sé tú mismo y revisa la información

No hay peor sensación que la de enviar una bonita carta en la que se ensalzan todas tus virtudes para luego darte cuenta de que has escrito mal una palabra o te has olvidado de poner el nombre de la universidad en mayúsculas.

Esperamos que le haya sido útil esta información de “Lista de Espera en la Universidad, Posibilidades Temporales“.